Accessibility Page Navigation
Style sheets must be enabled to view this page as it was intended.
The Royal College of Psychiatrists Improving the lives of people with mental illness

Cannabis y salud mental

Cannabis & mental health

Sobre este folleto

Dos millones de personas fuman cannabis en el Reino unido. La mitad de la población entre 16 y 29 años de edad lo ha probado al menos una vez. A pesar de las advertencias gubernamentales sobre los riesgos para la salud, mucha gente lo ve como una substancia inofensiva que ayuda a relajarse –una droga que, a diferencia del alcohol y el tabaco, hasta podría ser buena para la salud física y mental--. Por otra parte, la investigación sugiere que puede ser una causa importante de enfermedades psicóticas en aquellos individuos con vulnerabilidad genética.

Este folleto revisa la investigación en los efectos del consumo del cannabis sobre la salud mental y está dirigido a todo aquel que quiera información sobre el tema. Esperamos que este folleto ayude a tomar decisiones fundamentadas sobre si usar -o no usar- cannabis.

¿Qué es el cannabis?

Cannabis sativa y cannabis indica son miembros de la familia de las ortigas que durante siglos han crecido de forma natural en el mundo entero. Las dos plantas han sido usadas con una gran variedad de propósitos, incluyendo el cáñamo para crear ropa y material textil, como hierba medicinal y como la popular droga de uso recreacional.

La planta se usa como:

  • Resina –una masa negra/marrón, conocida como bhang, ganja, hachís, resina, etc.
  • Cannabis herbal –hecho a partir de las  flores secas y cantidades variable de hojas secas- conocido como hierba, marihuana, porro, maría, costo, etc.

El termino skunk (que significa mofeta en inglés) se usa para referirse a un abanico de distintos tipos de cannabis mas potentes, cultivados por su alta concentración de substancias activas. El nombre surge a partir del olor que dan las plantas cuando crecen. Pueden ser cultivadas bajo lámparas de crecimiento o en un invernadero, usando con frecuencia técnicas hidropónicas (usan soluciones minerales en vez de suelo agrícola). Hay cientos de otras variedades de cannabis con nombres exóticos como AK-47 o Destroyer.

En la calle, el cannabis, se puede encontrar en una gran variedad de potencias, por lo que a menudo no es posible juzgar exactamente lo que se está consumiendo.

¿Cómo actúa el cannabis?

Normalmente, la resina o las hojas secas se mezclan con tabaco y se fuman como un “porro”. El humo se inhala y se mantiene en los pulmones durante unos segundos. También puede fumarse en pipa, pipa de agua, o almacenándolo en un depósito antes de inhalarlo. También puede usarse en infusiones o como ingrediente en pasteles.

Cuando se fuma, más de la mitad de sus ingredientes químicos psicoactivos se absorben en la sangre. Estos complejos tienden a acumularse en los tejidos grasos corporales, por lo que tardan bastante tiempo en ser eliminados por la orina. Esta es la razón por la que el cannabis puede ser detectado en la orina hasta 56 días después de su último uso.

¿Cuál es la situación legal del cannabis en el Reino Unido?

El cannabis fue reclasificado en enero del 2009 y ahora es una droga de clase B bajo el “Misuse of Drugs Act” de 1971.

Las máximas sanciones son:

  • Por tenencia: 5 años de cárcel o multa ilimitada, o ambas cosas.
  • Por tráfico y venta: 14 años de cárcel  o multa ilimitada, o ambas cosas.

Tenencia de cannabis en gente joven

Una persona joven que se encuentre en posesión de cannabis podría:

  • ser arrestada
  • ser llevada a una comisaría de policía
  • recibir un aviso (“reprimand” en el Reino Unido) o cargos penales.

Después de un aviso, una nueva infracción podría traer consigo un ultimo aviso (“final warning” en el Reino Unido) o cargos penales.

Después del último aviso:

  • El joven puede ser enviado a un equipo de delincuencia juvenil para diseñar un programa de rehabilitación.
  • una nueva infracción podría acarrear cargos penales

Tenencia de cannabis en adultos

Normalmente conlleva un aviso (“warning” en el Reino Unido) e incautación de la droga. Algunos casos pueden acarrear arresto y amonestación (“caution” en el Reino Unido) o procesos penales, como por ejemplo:

  • reincidencia
  • consumo en  publico
  • amenazas al orden publico.


¿Cómo actúa y cuál es la composición química del cannabis?

Una planta de cannabis contiene de promedio cerca de 400 complejos químicos. Los cuatro principales complejos son: el delta-9-tetrahidrocannabinol (delta-9-THC), el cannabidiol, el delta-8- tetrahidrocannabinol y el cannabinol. Con la excepción del cannabidiol, estos complejos son psicoactivos, y el más potente es el delta-9-tetrahidrocannabinol. Las variedades de planta más potentes contienen poco cannabidiol (CBD) y un nivel más alto de  delta-9-tetrahidrocannabinol.

Cuando el consumidor  inhala estas substancias, normalmente fumando, llegan rápidamente al cerebro y a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo. La sensación de “colocón”  se produce principalmente por el enlace del delta-9-tetrahidrocannabinol con  receptores cannabinoides en el cerebro. Un receptor es el área en una célula cerebral donde ciertas substancias se adhieren o enlazan durante un periodo de tiempo. Si esto ocurre, se crea un efecto en la célula y en los impulsos nerviosos que produce. Curiosamente, hay substancias parecidas al cannabis que se producen de forma natural por el mismo cerebro – los endocannabinoides--.

La mayoría de estos receptores se encuentran en partes del cerebro que modulan el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración y el sentido del tiempo. Los complejos del cannabis también pueden afectar a los ojos, los oídos, la piel y el estomago.


¿Cuáles son sus efectos?

Sensaciones placenteras

Un “colocón” – una sensación de relajación, felicidad, somnolencia, percepción intensa de colores y mejor sonido de la música--.

Reacciones desagradables

Cerca de 1 de cada 10 consumidores de cannabis tiene reacciones desagradables, que incluyen el sentirse confuso, alucinaciones, ansiedad y paranoia. Una misma persona puede tener efectos placenteros o desagradables en función de su estado de ánimo y de sus circunstancias personales. Estas sensaciones  normalmente son temporales – aunque como la droga puede permanecer en el cuerpo durante varias semanas, el efecto puede durar más de lo que los consumidores creen--. El consumo crónico puede tener un efecto depresivo, reduciendo la motivación personal.

Educación y aprendizaje

Se ha sugerido que el cannabis podría interferir con la capacidad personal de:

  • Concentración
  • Organizar información
  • Usar información

Estos efectos parecen durar varias semanas después del consumo, lo que puede crear problemas especialmente para los estudiantes. Sin embargo, un estudio de seguimiento durante 25 años de 1265 niños en Nueva Zelanda concluyo que el uso de cannabis en la adolescencia estaba asociado a pobres resultados escolares, pero que no había una correlación directa entre los dos factores. Parece ser que lo que no ayudaba al rendimiento escolar era el estilo de vida que el consumo de cannabis fomentaba de por sí.

Empleo

Parece tener un efecto similar en los trabajadores. No hay evidencia de que el cannabis cause específicos riesgos sobre la salud, pero aquellos que usan cannabis tienen una mayor probabilidad de dejar el trabajo sin autorización, de usar el periodo laboral para asuntos personales o simplemente de soñar despiertos. Los consumidores de cannabis comentan que el uso de la droga ha afectado a su vida social y laboral.

Por supuesto, ciertas ocupaciones exigen más que otras. Así, una revisión de la investigación sobre el efecto del cannabis en pilotos aéreos demostró que aquellos que habían consumido cannabis cometían mas errores, menores y mayores, que cuando no lo habían consumido. Como uno puede imaginar, los pilotos fueron examinados en simuladores de vuelo y no en vuelo real… Los peores efectos ocurrían en las primeras 4 horas aunque continuaban durante al menos 24 horas, incluso cuando el piloto no había tenido una sensación de “colocón”. El estudio concluyó que “la mayoría de personas con esta evidencia no querría volar con un piloto que hubiese fumado cannabis alrededor del día anterior”.

Habilidad para conducir 

Investigadores en Nueva Zelanda, demostraron que aquellos que consumían cannabis habitualmente, y que habían fumado antes de conducir, tenían mayores probabilidades de lesionarse en un accidente de tráfico. Un reciente estudio francés analizó más de 10000 conductores relacionados en accidentes de tráfico mortales. Incluso tomando en consideración la influencia del alcohol,  consumidores de cannabis tenían más del doble de probabilidades de causar un accidente fatal que de ser una de las víctimas. Así que quizás a la mayoría de nosotros no nos gustaría ser llevados por alguien que hubiese fumado cannabis alrededor del día anterior.


Problemas sobre la salud mental

Cada vez hay mas evidencia de que las personas con enfermedades mentales serias, incluyendo la depresión y la psicosis, tienen una mayor probabilidad de consumir cannabis o de haberlo consumido durante un largo periodo de tiempo en el pasado. El consumo habitual de la droga dobla el riesgo de desarrollar un episodio psicótico o esquizofrenia.

Pero, ¿es el cannabis la causa de  la depresión y de la esquizofrenia o son aquellos que sufren estas enfermedades los que lo usan como automedicación?

Durante los últimos años, la investigación ha sugerido con fuerza que hay una clara relación entre el uso precoz de cannabis y posteriores problemas de salud mental entre aquellos con vulnerabilidad genética – y que hay un problema especial con el consumo de cannabis por parte de adolescentes.

Depresión

Un estudio de seguimiento durante 7 años de 1600 niños australianos entre 14 y 15 años de edad, demostró que aunque los niños  que usan cannabis con frecuencia tienen, de manera significativa, un mayor riesgo de sufrir depresión, lo contrario no es cierto - niños que ya sufrían de depresión no tienen mayores probabilidades de consumir cannabis que los demás--. Sin embargo,  aquellos adolescentes que consumían cannabis a diario tenían 5 veces más probabilidades de sufrir depresión y ansiedad más adelante.

Esquizofrenia

Tres grandes estudios analizaron a un gran número de personas durante varios años y demostraron que aquellos que consumen cannabis tienen un riesgo más alto de lo normal de desarrollar esquizofrenia. Si uno empieza a fumar cannabis antes de los 15 años de edad, tiene 4 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad psicótica antes de los 26. Estos estudios no encontraron ninguna evidencia sobre la automedicación. Parecía ser que, cuanto mayor era la cantidad de cannabis consumido, mayor era la probabilidad de presentar síntomas.

¿Y porqué los adolescentes son particularmente vulnerables al consumo de cannabis?

No se sabe con certeza pero podría tener algo que ver con el desarrollo cerebral.  El cerebro aún está en desarrollo durante la adolescencia- de hecho lo está hasta el alrededor de los 20 años--. Durante este periodo, ocurre un proceso masivo de “poda neural”. Es como simplificar un  conjunto desordenado de circuitos para que funcionen mejor. Cualquier experiencia, o substancia, que afecte este proceso tiene el potencial de producir efectos psicológicos a largo plazo.

La investigación reciente en Europa, y en el Reino Unido, ha sugerido que aquellas personas con antecedentes familiares de enfermedad mental –que probablemente también tengan de por sí una mayor vulnerabilidad genética- tienen más probabilidad de desarrollar esquizofrenia si también consumen cannabis.


Problemas sobre la salud física

El principal riesgo para la salud física a partir del consumo de cannabis deriva probablemente del tabaco con el que a menudo se fuma.


¿Existe la “psicosis cannábica”?

Investigación reciente en Dinamarca sugiere que sí, que existe. Es un trastorno psicótico de corta duración que parece estar precipitado por el consumo de cannabis, pero que disminuye de una manera bastante rápida una vez que el sujeto deja de consumirlo. Es bastante raro –en toda Dinamarca se encontraron solamente alrededor de 100 nuevos casos por año--.

Sin embargo, también encontraron que entre estos casos:

  • tres cuartos sufrieron un nuevo trastorno psicótico diagnosticado durante el siguiente año.
  • casi la mitad aún sufría de un trastorno psicótico 3 años después.

De este modo, parece bastante probable que casi la mitad de aquellos individuos diagnosticados de psicosis cannábica estaban  presentando realmente los primeros signos de un trastorno psicótico de mayor duración, como la esquizofrenia. Este grupo podría ser el que fuera particularmente vulnerable a los efectos del cannabis, por lo que debería evitarlo en el futuro.


¿Es adictivo el cannabis?

El cannabis tiene algunas características de las drogas adictivas:

-Tolerancia – un consumidor regular tiene que tomar cada vez más para conseguir el mismo efecto

-Síndrome de abstinencia. Se ha visto en consumidores de grandes cantidades e incluye:

  • craving (un intenso deseo de usar la substancia)
  • menos apetito
  • problemas de sueño
  • pérdida de peso
  • agresividad y/o enfado
  • irritabilidad
  • inquietud
  • sueños extraños

Estos síntomas de abstinencia producen el mismo nivel de malestar que los derivados de la abstinencia del tabaco.

Entre consumidores habituales:

  • 3 de cada 4 tiene “cravings”
  • La mitad se vuelve irritable
  • 7 de cada 10  pasan a usar tabaco para intentar dejar el cannabis.

La irritabilidad, ansiedad y problemas de sueño normalmente aparecen 10 horas después del último “porro” y alcanzan su punto máximo una semana después de la última vez que se ha usado la droga.

Uso compulsivo

El consumidor siente que tiene que tomarlo y gasta una gran parte de su vida, buscando, comprando y consumiendo cannabis. No puede dejarlo a pesar de que otras partes de su vida (familia, escuela, trabajo) sufran.

Uno tiene más probabilidades de desarrollar dependencia si usa cannabis a diario.


¿Y sobre otras variedades más potentes de cannabis, como el skunk?

La cantidad del principal ingrediente activo, THC, en la hierba del cannabis varía del 1% al 15%. Las nuevas variedades, incluyendo skunk, pueden tener hasta un 20%. En conjunto, las nuevas variedades son probablemente 2 o 3 veces más fuertes que aquellas disponibles hace 30 años. Actúan con más rapidez y pueden producir alucinaciones con relajación profunda y euforia –y también nerviosismo, ataques de ansiedad,  vómitos en escopetazo y un intenso deseo de comer--. Algunos pueden usarlo como substituto del éxtasis o del LSD.

Legalmente, estas variedades continúan clasificadas como drogas de clase B. Aunque de momento no hay mucha investigación, es probable que estas variedades más potentes conlleven un mayor riesgo de causar enfermedades mentales. Un importante estudio, actualmente en desarrollo, ya ha demostrado problemas con la concentración y la memoria a corto plazo en consumidores de cannabis de mayor potencia.


Problemas con el consumo del cannabis

Muchas personas -quizás la mayoría- de los que usan cannabis lo disfrutan. Pero puede convertirse en un problema para otros. Una organización americana, marijuana-anonymous.org, define los problemas con el cannabis de esta manera: “Cuando el cannabis controla nuestras vidas y nuestro pensamiento, y si nuestros deseos se centran alrededor de la marihuana –conseguirla, traficarla y buscar maneras de permanecer “colocados” de manera que perdamos interés en todo lo demás”.

La página web contiene el siguiente cuestionario –que también podría usarse con el consumo de alcohol--.

Si se contesta afirmativamente a alguna de estas preguntas, uno puede tener problemas con el cannabis.

1. ¿Ha dejado de ser divertido el fumar marihuana?

2. ¿A veces te “colocas” solo?

3. ¿Te es difícil el imaginar tu vida sin marihuana?

4. ¿Crees que el uso de marihuana determina tus amistades?

5. ¿Fumas marihuana para evitar afrontar tus problemas?

6. ¿Fumas marihuana para hacer frente a tus sentimientos?

7. ¿Tu consumo de marihuana te permite vivir en un mundo privado?

8. ¿Has sido incapaz de cumplir promesas que has hecho sobre el reducir o controlar tu consumo de marihuana?

9. ¿La marihuana te ha causado problemas con tu memoria, concentración o nivel de motivación?

10. ¿Cuándo tu alijo esta casi acabado, sientes ansiedad o preocupación sobre como vas a conseguir más?

11. ¿Planeas tu vida alrededor del consumo de marihuana?

12. ¿Alguna vez tus amigos o familiares se han quejado de que tu consumo de marihuana esté dañando tu relación con ellos?


Reducir el uso de cannabis

La Home Office ha publicado recientemente una guía de cómo reducir y dejar de consumir cannabis. Sugiere un abanico de tareas que se pueden llevar a cabo para dejar el consumo  con éxito e incluyen:

  • Escribir una lista con las razones para querer cambiar
  • Planear cómo cambiar
  • Planear cómo afrontar los síntomas de abstinencia
  • Tener un plan alternativo

(www.homeoffice.gov.uk/materials/kc-stop.pdf).

Si uno decide dejar el cannabis, no es más difícil que  dejar de fumar.

Se puede intentar:

  • hacerlo uno mismo –siguiendo los pasos aconsejados en el folleto de la página web FRANK
  • www.talktofrank.com

Mucha gente será capaz de dejar el cannabis por su cuenta, sin embargo, si esto no es suficiente:

  • -uno puede unirse a un grupo de apoyo, como por ejemplo el http://www.marihuana.anonymous.org/
  • -www.connexions.gov es una página web para personas entre 13 y 19 años de edad que ofrece apoyo y que puede poner al usuario en contacto con un consejero personal.
  • -uno puede hablar con su médico de cabecera o enfermera. Ellos tienen experiencia en ayudar a reducir el consumo de alcohol y tabaco. También pueden enviar al usuario a servicios mas especializados como terapeutas, grupos de apoyo o servicios de drogodependencia del NHS.
  • -Los servicios de drogodependencia del NHS ofrecen asesoramiento y terapias sobre un amplio grupo de drogas con la intención de:
  • -reducir los daños –reducir el impacto de la droga en la vida del consumidor.

                        -lograr la abstinencia –dejar la droga completamente.

                        -prevenir la reincidencia –no volver a usar la droga de nuevo.

                        -algunos ofrecen servicios específicos para consumidores de cannabis.



Dónde conseguir más información

www.talktofrank.com es una página web de gran calidad. Se pueden pedir folletos de información gratis para distintos grupos de edad, leer historias verdaderas sobre las experiencias de otras personas con las drogas y obtener información fidedigna. Teléfono de ayuda: 0800 77 66 60

Utilice la facilidad de búsqueda de la página web para conseguir detalles de otras organizaciones que ofrecen ayuda práctica y apoyo en su área.

Film Exchange on Alcohol and Drugs (FEAD): una fuente online de figuras destacadas en el campo de las drogas y el alcohol.

 

Referencias

Reclassification

www.homeoffice.gov.uk/drugs/drugs-law/cannabis-reclassification/

Further consideration of the classification of cannabis under the Misuse of Drugs Act 1971 (2005) Advisory Council on the Misuse of Drugs. Home Office: London.http://www.drugs.gov.uk/

Cannabis use and mental health in young people: cohort study (2002) George C Patton et al. British Medical Journal, 325:1195-1198.

Cannabis and educational achievement (2003) Fergusson DM, Horwood LJ & Beautrais AL. Addiction 98(12):1681-92.

Cannabinoids and the human uterus during pregnancy (2004) Dennedy MC et al. American Journal of Obstetrics and Gynaecology. 190(1), 2–9.

Cannabis and flying http://www.jr2.ox.ac.uk/bandolier/bandopubs/cannfly/cannfly.html

Cannabis intoxication and fatal road crashes in France: population based case control study (2005) Laumon B et al. British Medical Journal, 331, 1371-1377.

Marijuana abstinence effects in marijuana smokers maintained in their home environment (2001)  Budney AJ et al. Archives of General Psychiatry,  58,  917-924.

Marijuana use and car crash injury (2005) Blows S et al. Addiction, 100, 5, 605.

Self reported cannabis use as a risk factor for schizophrenia in Swedish conscripts of 1969: historical cohort study (2002) Zammit S, Allebeck P, Andreasson S, Lundberg I, Lewis G. British Medical Journal 2002; 325: 1199-1201.

Cannabis use and psychosis: A longitudinal population-based study (2002) Van Os J, Bak M, Hanssen M, Bijl RV, de Graaf R, Verdoux H. American Journal of Epidemiology; 156: 319-327.

Cannabis use in adolescence and risk for adult psychosis: longitudinal prospective study (2002) Arseneault L, Cannon M, Poulton R, Murray R, Caspi A, Moffit TE. British Medical Journal; 325: 1212-1213.

Cannabis use and mental health in young people: cohort study (2002) Patton GC, Coffey C, Carlin JB, Degenhardt L, Lynskey M, Hall W. British Medical Journal; 325: 1195-1198.

A longitudinal study of cannabis use and mental health from adolescence to early adulthood (2000) McGee R, Williams S, Poulton R, Moffitt T. Addiction; 95: 491-503

Mental health of teenagers who use cannabis (2002) Rey JM et al. British Journal of Psychiatry, 180, 216-221.

Prospective cohort study of cannabis use, predisposition for psychosis and psychotic symptoms in young people. Henquet C et al British Medical Journal, 330, 11-14.

Tests of causal linkages between cannabis use and psychotic symptoms (2005) Fergusson DM, Horwood LJ and Ridder EM  Addiction, 100 (3).

Cannabis-induced psychosis and subsequent schizophrenia-spectrum disorders: follow-up study of 535 incident cases  (2005) Arendt M et al British Journal of Psychiatry, 187: 510 - 515.


RCPsych logo © 2011. Producido por el consejo editorial de educación pública del Royal College of Psychiatrists. Editor de la serie: Dr. Philip Timms. Crítica experta: Dr Eilish Gilvarry, Dr Zerin Atakan y la Addictions Faculty. Aportación por parte de usarios y cuidadores: Comité de pacientes y cuidadores del Royal College of Psychiatrists. Con especial agradecimiento a Jane Feinmann

Actualizacion: Febrero 2009. Traducido por el Dr. Ignasi Agell, Enero 2011. Revisión de la traduccion a cargo de  la Dra. Neli Parga.


Para obtener un catálogo de materiales de educación pública o copias de nuestros folletos, póngase en contacto con: Leaflets Department, The Royal College of Psychiatrists, 17 Belgrave Square, London SW1X. Número de registro de la organización: 228636

 

Please note that we are unable to offer advice on individual cases. Please see our FAQ for advice on getting help.

feedback form feedback form

Dinos lo que te parece este folleto!

Por favor, responde a las siguientes preguntas y haz clic el botón de enviar para mandar tus respuestas o mándanos tus respuestas al e-mail dhart@rcpsych.ac.uk

En cada línea, haz clic en el círculo que mejor describa lo que tú pienses sobre el enunciado en la columna de la izquierda

Tus respuestas nos ayudaran a hacer este folleto mas útil –Por favor intenta puntuar cada enunciado.

 

Este folleto es:

Muy de acuerdo

De acuerdo

Neutral

En desacuerdo

Muy en desacuerdo

  Muy de acuerdo Muy de acuerdo De acuerdo Neutral En desacuerdo Muy en desacuerdo Muy en desacuerdo
Legible
           
Util
           
Respetuoso, no demasiado simple
           
Bien diseñado
           

Has ojeado este folleto por que eres (un máximo de dos respuestas por favor):

Grupo de edad (por favor haz clic en la casilla adecuada)