Cannabis y salud mental: Puntos clave

Cannabis & mental health: key facts

Para muchos, el cannabis es una manera de relajarse – en el Reino Unido, 2 millones de personas lo fuman, y la mitad de la población entre 16 y 29 años de edad lo han probado-.Sin embargo, la investigación sugiere que puede causar problemas en personas vulnerables.

¿Cómo actúa el cannabis?

Cuando se fuma, el cannabis pasa de los pulmones a la sangre, que lo transporta al resto del cuerpo.

Varias substancias químicas en el cannabis se enlazan con receptores en áreas del cerebro que regulan el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración y el sentido del tiempo. Hay dos tipos principales de substancias químicas:

  • Un grupo llamado cannabinoides, que parece ser el que proporciona los efectos mas placenteros: el sentirse relajado, contento, somnoliento, experimentar colores más vívidos y música que suena mejor
  • THC, que al parecer causa alucinaciones, ansiedad y paranoia.

Estas sensaciones normalmente no duran mucho -aunque como la droga puede estar en el cuerpo durante varias semanas, los efectos tenues pueden durar varios días. El uso a largo plazo puede hacer que uno se sienta deprimido y pierda motivación.

¿Cuál es el riesgo para la salud mental?

Depresión

1600 niños australianos entre 14 y 15 años de edad fueron estudiados durante siete años. Aquellos que usaban cannabis cada día tenían 5 veces más probabilidades de sufrir depresión y ansiedad al final del estudio.

Esquizofrenia

  • Si uno empieza a fumar cannabis antes de cumplir los 15 años de edad, tiene 4 veces más probabilidades de sufrir una enfermedad psicótica.
  • Cuanto más cannabis se usa, mayor la probabilidad de sufrir psicosis.

No está claro el porqué el uso de cannabis en la adolescencia parece tener este efecto, pero podría ser debido a que el cerebro aún está en desarrollo.

¿Existe la psicosis cannábica?

Algunas personas sufren  periodos cortos de psicosis a causa del cannabis, que desaparecen poco después de que el cannabis se deja de consumir.

¿Si es tan peligroso, cómo es qué no tienen problemas más amigos míos?

Probablemente porque la mayoría no usa cannabis antes de los 15  años y no fuma grandes cantidades. La enfermedad psicótica es rara – sólo 1 de cada 200 personas la sufre en un momento dado--. La mayoría de nosotros no conocemos a tantas personas, por lo que aunque el cannabis aumente el riesgo, no es probable que uno note una “epidemia” entre aquellos que conoce.

¿Y sobre otros efectos?

  • Educación: la conexión no es clara, pero el uso regular de cannabis parece afectar el rendimiento escolar.
  • Empleo: los que consumen cannabis tienen mayor probabilidad de dejar el trabajo sin autorización, usar el periodo laboral para asuntos personales o soñar despiertos. Los usuarios regulares comentan que ha afectado a su vida social y laboral.
  • Habilidad para conducir: un estudio reciente francés ha demostrado que los consumidores de cannabis tienen más del doble de probabilidades de causar un accidente fatal que de ser una de las víctimas.

¿El cannabis es adictivo?

Tiene características de drogas adictivas – un consumidor regular tiene que tomar cada vez más para conseguir el mismo efecto (tolerancia) y puede sufrir un síndrome de abstinencia.

3 de cada 4 consumidores a largo plazo  tienen “cravings” (un intenso deseo de usar la substancia), la mitad se vuelve irritable y 7 de cada 10  pasan a consumir tabaco para intentar dejar el cannabis.  Muchos se dan cuenta de que gastan  gran parte de su vida, buscando, comprando y consumiendo cannabis. Probablemente es tan difícil dejarlo como lo es el dejar de fumar.

¿Y sobre otras variedades más potentes de cannabis como el skunk?

La cantidad del principal ingrediente activo, THC, en la hierba del cannabis varía del 1% al 15%. Las nuevas variedades, incluyendo skunk, pueden tener hasta un 20%. En conjunto, las nuevas variedades son probablemente 2 o 3 veces más potentes que aquellas disponibles hace 30 años. Hacen que uno se sienta relajado y alegre más rápidamente, pero también tienen más efectos desagradables.

¿Cómo puedo reducir mi uso de cannabis?

La Home Office ha publicado una guía de cómo reducir y dejar de consumir cannabis. En ella se sugiere que:

  • Escriba las razones para querer cambiar
  • Planee cómo cambiar
  • Planee cómo afrontar los síntomas de abstinencia
  • Tenga un plan alternativo

http://www.homeoffice.gov.uk/materials/kc-stop.pdf.

Usted también puede explorar el folleto en la página web FRANK .

¿Qué otras ayudas puedo conseguir?

¿Y ayuda profesional?

Su médico de cabecera o enfermera le puede poner en contacto con un terapeuta, un grupo de apoyo o un servicio de salud de drogodependencia. Ellos pueden ayudarle a dejar de consumir cannabis, a disminuir el consumo o a reducir el impacto en sus vidas. Incluso hay servicios dedicados especialmente a consumidores de cannabis.

Get in contact to receive further information regarding a career in psychiatry